Tipos de parto: ventajas y desventajas

0 Comentarios

Para ampliar un poquito más nuestros conocimientos en el campo del parto, en esta entrada vamos a comentaros algunas de las clases existentes así como las ventajas e inconvenientes que pueden tener asociados.

Aunque en ocasiones puede ser doloroso, el parto es uno de los momentos más especiales en la vida de cualquier mujer, algo que recordarán durante toda su vida, especialmente si no hay ningún inconveniente. En el parto pueden darse diferentes casos que vamos a comentar a continuación como puede ser el eutócico, que es el parto más habitual y sin problemas; el distócico, aquel en el que hay que hacer diferentes maniobras o intervenciones para conseguir un parto correcto; el prematuro, etc.

El parto con anestesia es uno de los más comunes aunque la diferencia que tiene respecto al parto natural es el uso de medicamentos para el dolor. La ventaja es que no se sufren las molestias obvias del parto aunque una dosis elevada puede acarrear problemas, por ello el anestesista debe controlar en todo momento la clase de anestesia y la cantidad a suministrar.

Un parto que está teniendo bastante éxito aunque no está extendido por todo el mundo es el parto en el agua, una especie de parto natural donde el pequeño o la pequeña sale de una forma bastante más rápida que lo normal. En este caso, el agua corre mediante filtros a una temperatura de unos 37 grados aproximadamente y uno de los problemas que puede aparecer es más que nada el propio nerviosismo de la madre ante la posible falta de higiene por ejemplo, algo que si se hace correctamente no es un riesgo porque no existe problema.

Lo mismo ocurre con el parto de rodillas, muchas mujeres temen que la falta de higiene pueda ocasionar problemas, pero si el parto se lleva a cabo en un hospital con instalaciones adecuadas, no debería haber problema. La cosa cambia si se hace en casa, donde las precauciones higiénicas deben ser máximas y es preferible la presencia de un facultativo médico.

Finalmente, el parto por cesárea, otro de los más demandados consiste en hacer una incisión en la pared abdominal y el útero por donde sacar al bebé. Puede hacerse de forma longitudinal o transversal a nivel suprapúbico. Las ventajas es que se podrá sacar al pequeño sin problemas en caso de que venga con pies o nalgas hacia abajo. La posible desventaja, aunque no es común es alguna infección por la cirugía, pero normalmente hoy en día esto no suele suponer ningún riesgo.

También te pueden interesar...


Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *