Parto natural ¿Qué es?

Algunas mujeres con embarazo de bajo riesgo deciden llevar a cabo un parto natural.  Hoy en día, a pesar de toda la tecnología que tenemos a nuestro alcance,  podemos elegir un parto natural en casa o en el hospital en el que la naturaleza siga su curso.

¿Quieres saber más sobre dónde y cómo se realiza?

El parto natural conlleva reducir al máximo el uso de la intervención médica y de medicamentos como los analgésicos (y por lo tanto la epidural). Muchas mujeres deciden realizar un parto natural para estar más en contacto con la experiencia del parto, participando de ella de un modo proactivo. De esta forma se trata de evitar también el riesgo que los medicamentos pueden plantear para la madre o el bebé.

¿Dónde realizarlo?

Hoy en día el parto natural puede llevarse a cabo en diferentes sitios.

Por una parte, muchos hospitales ofrecen la alternativa de llevar a cabo partos lo más naturalmente posible, proponiendo técnicas alternativas para aliviar el dolor y permitiendo que el proceso continúe sin intervenciones y lentamente. Muchos hospitales están provistos de habitaciones especiales para este tipo de partos, tratando de evocar la habitación de un hogar, además suelen contar con bañera. La ventaja del hospital es que permite la intervención médica en caso de ser necesaria.

Muchas otras mujeres deciden tener un parto natural en su propia casa, adoptando las posturas que les sean más cómodas y pasando tiempo en una bañera o jacuzzi. En este caso también se monitorea al bebé con un dispositivo ecográfico portátil. Durante los partos naturales, además de la atención médica necesaria, es recomendable la presencia de una mujer experta como una partera, que aconseje a la hora de sobrellevar el dolor del parto.

En ambos casos otra de las ventajas es que después del parto los bebés pueden permanecer más tiempo con la madre, recibiendo el nombre de ‘cuidado centrado en la familia’.

¿Cómo se lleva a cabo?

Por lo general los partos naturales son muy seguros, solo suele conllevar riesgos si la mujer ignora las recomendaciones del médico. Al ser un proceso natural la mujer debe adoptar las posturas y técnicas que considere más apropiadas.

A menudo se recurre a medidas que aumenten el bienestar, como la hidroterapia, los masajes, las compresas tibias y frías, y las técnicas de visualización y relajación.

El dolor y la duración de los partos naturales siempre va a depender de cada mujer. En caso de que, ante el dolor, la mujer quiera la administración de medicamentos, no existe ningún tipo de problema, aunque previamente propusiera un parto natural.

El objetivo es que el  parto sea una expeciencia gratificante para la mujer con o sin interveción médica.

¿Has vivido un parto natural? ¿Cómo ha sido la experiencia?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here