Embarazo a los 40 años

El embarazo a los 40 años es cada vez más frecuente, y lo que hace solo unos años era considerado una locura (tener el primer hijo después de cumplir los 40), hoy es aceptado con normalidad.

Sin embargo, hay que ser realistas. Tras cumplir los 35 años la fertilidad cae en picado, y las complicaciones si se consigue la gestación aumentan. Si ya has cumplido los 40 años no deberías perder tiempo, chequea tu estado de salud con un médico y examina tus posibilidades de ser madre.

¿Quieres saber más sobre ser madre a los 40?

1. ¿Es posible quedar embarazada de forma natural a los 40 años?

Por supuesto que es posible quedar embarazada tras los 40 años (todos conocemos a alguna pareja con hijo “inesperado”), pero aunque es posible, cada año que pasa es menos probable.

Depende también de cada mujer. Hay mujeres que a los 40 años muestran un estado de salud óptimo, con una cantidad no desdeñable de óvulos de calidad. En este sentido, para estas mujeres será mucho más fácil que para una de 20 con problemas de salud. Pero mientras a los 30 años la posibilidad de quedar embarazada de forma natural en el primer año de intentarlo ronda el 75%, a los 40 ha descendido al 45%, y a los 45, el porcentaje es solo del 1%.

Retrasar la edad de ser madre con la idea de recurrir a la reproducción asistida es también un error, al menos si tu objetivo es quedarte embarazada con un óvulo propio. En este caso, la tasa de éxito de una mujer de 40 años es la mitad de la de una mujer de 35 años. Así, a los 40 años se sitúa en un 20% y disminuye año tras año.

Otra cuestión es la donación de óvulos. La mayor parte de las mujeres que son madres tras los 45 años tienen que recurrir a óvulos de donante, pero esto no suele contarse y hace que muchas mujeres mayores tengan unas expectativas que no se pueden cumplir. Eso sí, la tasa de éxito a los 45 años en reproducción asistida con óvulos de donante es de alrededor un 60%.

2. ¿Qué problemas surgen si el embarazo llega a producirse?

Aunque se consiga un embarazo, el riesgo de complicaciones es mayor que el de una mujer más joven.  Pero tampoco hay que obsesionarse, ya que la mayoría de los embarazos a esa edad son normales.

Eso sí, existe un riesgo de aborto de alrededor del 20% y el riesgo de alteraciones cromosómicas en el bebé aumentan (como por ejemplo, la del síndrome de down). Entre los hijos de mujeres de 30 años, uno de cada 1200 presenta alteraciones cromosómicas. A los 40 años, uno de cada 300. Y a los 45 años 1 de cada 50. Pero también es cierto que los avances de la técnica hacen que las pruebas para detectar este tipo de problemas durante el embarazo sean cada vez más fiables.

Otras complicaciones más frecuentes en mujeres mayores son la diabetes gestacional y los problemas de placenta previa.

Además, aumenta la posibilidad de tener un parto prematuro y múltiple (las mujeres de 40 años suelen liberar más de un óvulo por ciclo de forma natural).

Por último (aunque esto no es relevante) las molestias durante el embarazo aumentan. Las mujeres mayores suelen tener peores problemas circulatorios durante el embarazo y mayor dolor de espalda.

3. ¿Existen ventajas de ser madre a los 40?

Las ventajas no son de tipo físico, sino de experiencia vital. Lo cierto es que la mayoría de las mujeres que se plantean ser madres a los 40 lo hacen porque no pudieron o quisieron hacerlo antes y que haya ventajas o no no cambia nada.

Pero existen y tienen que ver con la madurez de la mujer. Las mujeres de 40 años hacen un seguimiento más riguroso y temprano del embarazo, y resultan más responsables. De hecho es menos frecuente encontrar mujeres que fumen o beban en su embarazo tras los 40 años, y los accidentes son también menos frecuentes que en mujeres de 20 años.

Además, algunos estudios han comprobado que las madres mayores toman decisiones más inteligentes en la crianza de sus hijos (por ejemplo, cuidan más la alimentación de los niños y que sigan hábitos saludables). Pero se cree que más que por la edad se debe al hecho de que las mujeres que deciden ser madre tras los 40 años son en su mayor parte mujeres con un alto nivel educativo.

Además, las madres mayores se concentran más en el cuidado de sus hijos, ya que ya han “vivido” experiencias y no echan de menos viajar o salir por ahí. También suelen tener menos presiones económicas, ya que han esperado a tener cierta estabilidad para formar una familia.

4. ¿Qué hago si tengo 40 años y busco un hijo?

Lo ideal es que te pongas cuanto antes. Acude al ginecólogo y comentáselo. Probablemente, si estás bien de salud, te recomiende intentarlo de forma natural durante 3 meses antes de acudir a un especialista en fertilidad.

En caso de que tengas que ir a un especialista en fertilidad, te hará pruebas para determinar si existe algún problema en la calidad de tus óvulos o de otro tipo, y te indicará un tratamiento.

Los avances en medicina reproductiva hacen que cada vez sea más fácil conseguir un hijo tras los 40 años, pero exigen un importante desembolso económico y desgaste emocional, y no siempre tienen éxito. Es importante que sigas el tratamiento esperanzada, pero también siendo realistas y habiendo previsto con anterioridad esa posibilidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here