Flora intestinal en bebés: causas y consejos para repararla

Flora intestinal en bebés

Cuando tenemos un bebé, son muchos los aspectos que nos ocupan en su cuidado. Que crezca rodeado de cariño, que se alimente de manera nutritiva, que tenga un buen descanso y los estímulos correctos… Pero aunque le dediquemos todo nuestro amor y atenciones, hay episodios o enfermedades que se vuelven comunes. Uno de ellos es la afectación de la flora intestinal en bebés. Para comprender mejor el tema, es necesario que tengamos claro qué es la flora intestinal, que aspectos la dañan en los bebés, y cómo ayudar a que se repare de forma efectiva. Acompáñanos a profundizar en este tema.

¿Qué es la flora intestinal?

Flora intestinal en bebés

Se le llama flora o microbiota intestinal, al conjunto de bacterias que viven en el intestino de forma natural. Está compuesta por unos cien billones de bacterias beneficiosas. La mayoría de ellas viven en el colon y tienen grandes aportes a la salud general del organismo.

Por ejemplo, protegen contra la implantación de bacterias patógenas externas que puedan generar infecciones en el cuerpo del bebé. También activan y fortalecen su sistema inmunológico. Además, favorecen el movimiento intestinal y la síntesis de algunos nutrientes como las vitaminas o el calcio.

Por ello, cuando la flora intestinal en bebés se ve afectada, es necesario que conozcamos las causas y los posibles remedios para mejorar a nuestro pequeño. Si te interesa aprender sobre éste y otros temas vinculados a los cuidados y la salud de tu bebé, te recomendamos visitar el blog Tu Equilibrio y Bienestar. Allí encontrarás las voces de los mejores profesionales de la salud, que te ayudarán a aclarar muchas de tus dudas.

Las causas del daño en la flora intestinal en bebés

Son varios los aspectos que pueden determinar el daño en la flora intestinal en bebés. En primer lugar, vale la pena tener en cuenta que son varios los aspectos que pueden influir en el desarrollo de la flora intestinal. El propio parto incide, y es que las bacterias que reciba el bebé serán diferentes si nace por parto natural que por cesárea. La primera alternativa lo somete a un mayor y más veloz desarrollo de su flora intestinal.

También influye la edad gestacional. Si el bebé es prematuro, su flora será menos abundante y diversa. Por último, la alimentación es un aspecto clave. La lactancia materna es uno de los principales factores de colonización de la microbiota y favorece la implantación del 85% de Bifidobacterium, y retrasa la implantación de enterobacterias.

Por ello, una de las causas del daño a la flora intestinal, o más bien a que su desarrollo sea más lento, es el retiro precoz o la ausencia de lactancia materna. Ello promueve en el bebé la formación de bacterias más propias de los adultos, como los clostridios.

Las diarreas prolongadas, comunes en muchos niños, son también una causa del daño en la flora intestinal en bebés. Estas pueden ser generadas por infecciones o por una alimentación inadecuada. Por ello es fundamental consultar a tu médico, para seguir la línea de tratamiento más efectiva.

Otro elemento que incide en el daño en la flora intestinal en bebés, es la toma de antibióticos. Y en este sentido debemos ser muy cuidadosos. Por supuesto que los antibióticos son necesarios en muchos casos, pero su toma no solo mata las bacterias que generan la infección, sino también otras que son importantes para el organismo, como es el caso de las bacterias de la flora intestinal.

De hecho, diversos estudios defienden que la toma de antibióticos durante los tres primeros años de vida, desequilibra, deteriora y empobrece la flora intestinal en bebés y en niños, alterando su composición. Si este es el caso de tu bebé, puedes tomar algunas acciones que le ayuden a recuperar y potenciar su flora intestinal.

Cómo reparar la flora intestinal en bebés

Cómo reparar la flora intestinal en bebés

Son muchos los consejos simples que te ayudarán a mejorar la flora intestinal en bebés. Partimos de la propia concepción. La alimentación saludable y balanceada de la madre es fundamental. También, de ser posible, es mejor elegir el parto vaginal. La lactancia materna es clave, y se recomienda como alimento exclusivo durante los primeros seis meses de vida del niño. La toma de antibióticos debe hacerse bajo estricto criterio médico, siempre procurando reducirla a lo mínimo posible.

Ahora bien, si tu bebé ha atravesado una infección y ha estado tomando antibióticos, puedes ayudarlo ofreciéndole alimentos o suplementos ricos en probióticos y prebióticos, que le ayudarán a recuperar el equilibrio en su flora intestinal. Por supuesto, deben ser siempre supervisados por su médico.

En líneas generales, lo más determinante es la alimentación. Si tu bebé ya come alimentos sólidos, procura hacerle seguir una dieta rica en frutas y en verduras. También en semillas, avena o cereales integrales. Estos componentes favorecen la digestión y el desarrollo de la flora intestinal en bebés. Reduce al máximo los alimentos con exceso de grasas o azúcares. Y ayúdale a tu hijo a crear el hábito de beber abundante agua a lo largo del día. Siguiendo estos sencillos consejos, lograrás que la flora intestinal de tu bebé recupere su equilibrio y bienestar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here