Postres de Navidad para hacer con niños: la casita de jengibre

4 Comentarios

casitasss.JPG

Si hay un postre de Navidad que me vuelve loca es la casita de jengibre. La idea de crear un pueblo comestible me recuerda a la casa de chocolate de la bruja de Hansel y Gretel, pero en este caso…¡no hay peligro!

Se trata de un postre que a los niños también les encanta, y si bien no pueden participar en todo el proceso, sí pueden ayudarte a crear la masa y sobre todo…¡a decorar la casa! Una actividad divertida y muy gratificante para pasar un buen rato en compañía de los pequeños.

Aquí te dejo la receta con todas las instrucciones para hacer la masa, pero debo advertirte de que en realidad los muritos ya hechos los puedes comprar en Ikea -y sólo montar-. Pero así pierde parte del encanto ¿no crees?

Para la decoración,  tú y tus niños tenéis que dejar rienda suelta a la imaginación para crear casitas más monas todavía que las que ves arriba :).


Ingredientes:

  • 1 taza de mantequilla
  • 1 taza de azúcar moreno
  • 2 cucharillas de levadura en polvo
  • 2 cucharillas de jengibre molido
  • 1 cucharilla de bicarbonato
  • 1 cucharilla de canela molida
  • 3 cucharadas de sirope
  • 5 tazas de harina
  • 1 cucharilla de  clavo en polvo
  • 1 taza de melaza
  • 2 huevos
  • 1 taza de azúcar glass

Preparación:

  1. En un bol grande, mezcla bien la mantequilla, con el azúcar, la levadura en polvo, la canela, el clavo y el jengibre, hasta que esté suave y esponjoso.
  2. Añade las yemas de huevo, el bicarbonato y el sirope y mézclalo bien. Después, vete añadiendo la harina poco a poco, combinándola con la mezcla, batiendo bien, hasta que quede una masa.
  3. Divide la masa en unas 4 o 5 bolas, coge una y colócala sobre un papel encerado, ligeramente espolvoreado con harina. Coge otro papel en la parte superior y , con el rodillo, extiende bien la masa que queda entre las hojas, hasta que tenga un espesor de unos 5mm.
  4. Corta las formas que necesitas para hacer las casas. Cada casa necesita 1 par de muros laterales, 1 par de muros frontales y 2 piezas de tejado. Asegúrate de que todos los pares de muros que se corresponden miden lo mismo. Aquí te dejo unas orientaciones: muros laterales (rectángulos de 15×9 cm), piezas del tejado (rectángulos de 16×9 cm), y muros frontales (rectángulos de 9×9 cm, con un triángulo isósceles que asciende 7 cm más).
  5. Sitúa las piezas cortadas en la bandeja del horno, forrada para que no se peguen. En el horno precalentado a 180 grados, déjalas hornear unos 10 minutos, hasta que estén doradas. Ten cuidado, pues se queman fácilmente. Déjalas reposar.
  6. Prepara el glaseado para unir las piezas. Bate una clara de huevo a punto de nieve y vete añadiéndo poco a poco media taza de azúcar glass hasta que la mezcla esté fuerte.
  7. Utiliza esta mezcla para pegar los distintos muros de la casa entre sí. Cuando esté ya montada, déjala reposar unos 20 minutos.
  8. ¡Decorad la casa! Está parte es la más divertida y podéis utilizar todo lo que se os ocurra. Para pegar los distintos elementos a los muros, y para formar las ventanas y puertas necesitas más glaseado (haz otra tanda). Para decorar puedes utilizar lacasitos, caramelos de regaliz, chocolatinas, cereales, o gominolas. Con el glaseado puedes llenar el techo de nieve.

Vía: BHG

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>